Porque en toda actividad hay gente que simplemente le escapa a los libros, o simplemente gusta de fabular, comienzan los mitos y de golpe te encontrás otra gente que repite como loro en lugar de comprobar lo que se le dice. Tu espíritu crítico es el que te diferencia...