abril 23, 2024

El jabón potásico que tantas veces nos cruzamos en los grows puede definirse como un insecticida biológico y orgánico.

Compuesto principalmente por ácidos grasos insaturados de origen vegetal, los cuales son neutralizados al agregar hidróxido de potasio, luego se somete la solución con base acuosa al proceso de saponificación. Es orgánico y no es tóxico. Con lo cual su uso es indicado en alimentos de consumo humano.

Como funciona?

El Jabón Potásico actúa por contacto eliminado la capa protectora de los insectos perjudiciales para los cultivos, tales como Trips, mosca blanca y dípteros en general. También, ayuda al ser combinado con otros productos como el aceite de neem, ya que el jabón rompe la tensión superficial del agua y permite que el neem se aferre a la hoja, permitiendo que su efecto perdure.
Asimismo es eficaz contra arácnidos tales como la araña roja y blanca y todo tipo de gusanos y larvas de cutícula blanda, así como un amplio espectro de bacterias y hongos. Puede ser aplicado en cualquier época del ciclo vegetativo sin que sea necesario.

También tiene un efecto fungistático de amplio espectro y un efecto curativo sobre Phytophthora, Pitium y Mildiu.

En aplicaciones preventivas se logra obtener un control de problemas
sanitarios mediante aplicaciones de menores concentraciones a menor
costo.
El jabón potásico por tanto presenta una triple acción, contra insectos, fungicida y bactericida.

El jabón potásico es un insecticida único en su género, por tratarse de
un tipo de producto totalmente inocuo para las personas, que puede ser
manipulado y almacenado sin ningún tipo de precauciones especiales, no
es tóxico, no inflamable, no volátil y no desprende ningún tipo de
residuo perjudicial para el medio ambiente.

Puede ser aplicado en
cualquier fase del ciclo vegetativo, incluso en plena maduración y
recolección de los frutos, el tiempo de espera para el consumo humano es
cero. Además contribuye, por su naturaleza de “jabón”, a conservar
limpia la línea de riego tecnificado

Forma de uso:

La disolución recomendada como insecticida, oscila entre 1:50, es decir 20 ml de concentrado en 1 litro de agua, hasta 1:100, según el tipo de tratamiento y la magnitud de la presencia de la plaga, sea correctivo o preventivo. En el caso de utilización fungicida y bactericida, las disoluciones pueden incluso llegar al nivel 1:1000

Lo rociaremos siempre a punto de goteo, del anverso y del reverso de las hojas.

Salute y paz
~Ener1

Si te gustaron y sirvieron los consejos dale click a alguna de las publicidades! Gracias!

Loading